viernes, 4 de septiembre de 2009

El nacimiento de Ishanvi

Si Aashish hubiese sabido que el dolor que sufriría esa noche iba a ser tal, hubiese preferido que el embarazo hubiese durado 12 lunas completas.

-¡Vamos Aashish!- decia la matrona Genash- ¡Vamos mujer!¿Qué es esto para ti?¡Un poco más de esfuerzo y tendrás a tu hijo en tus brazos!

Pero fuera el señor de la casa caminaba de un lado para otro deseando que el vaticinio de Genash no fuese cierto, porque el ya tenía cinco hijos varones con su esposa Jawahara y aunque habían llenado de alegría su corazón cuando nacieron, Dhruv deseaba con toda su alma que los dioses le bendijeran con una niña.

Oyó que Aashish gritaba en un último esfuerzo por empujar, y temió por su vida.

La mujer que luchaba dentro por traer esa criatura al mundo, no era su esposa, si no la más amada de sus cortesanas, y su mejor amiga. Aquella que le escuchaba siempre y le daba los mejores consejos, aquella que siempre hubiese deseado que fuese su mujer y siempre se negaba por ser un espíritu libre.

Recordaba como si lo viviese en ese instante, el momento en que Aashish le dijo que estaba en cinta.Estaba tan callada mientras le oía que Dhruv pensó que había enfermado.

-Aashish, ¿Ocurre algo que yo deba saber?- le preguntó alzandole el rostro para que le mirasen esos dos ojos verdes que le habían encandilado siendo joven, aunque ya era considerado un hombre.

-Dhruv- musitó, solo ella y su mujer podían llamarle por su nombre cuando estaban solos- Es la primera vez en mi vida que no sé si lo que voy a decirte es bueno o malo...

-Habla mujer, no me dejes intrigado como a un tonto.

-Estoy embarazada, has cometido el gran fallo de dejar en cinta a tu Cortesana Mayor.

Recordaba ahora su impresión. Si Jawahara quería los pondría a los dos en la calle, a la madre y a la criatura recien parida, y eso era algo contra lo que no podría luchar y le llenaría de dolor.

Pero se armó de valor, era su casa y su palabra siempre pesaría más que la de su esposa;

-¿Un gave error?, ¿He de recordarte, Cortesana mía, que lo que un hombre y una mujer hagan, es solo culpa de los dos?

Aashish se echó a llorar en su regazo, aunque la felicidad la embargaba, sabía que para Jawahara, esta noticia, sería motivo suficiente para poder echarla de la casa:

-No llores, mi Aashish. No dejaré que nada te haga daño. Tu eres mi mujer también, y solo estas cuatro paredes son testigo de que todo lo que te digo por y para ti es cierto. Tendremos un hijo, y yo lo cuidaré como tal.

Pero Jawahara no opinaba igual. Ella odiaba a la mujer que hacía que su esposo abandonara el calor de su cama para buscar el calor de su cuerpo. Todo el mundo comentaba que la mujer del Dhruv no satisfacía a su esposo, y ella era en exceso perfeccionista en todos los aspectos de su vida.

-¡Se irá de aquí¡¡ya veremos si se va! ¿Has perdido el respeto por todo Dhruv?¡Yo soy tu mujer, yo también decido sobre esta criatura!

-Tú, mujer, ¡Callarás la boca ante este hecho! Porque sabes como yo que no te conviene que esto trascienda.

Y esa noche las lágrimas de Jawahara fueron ríos de ira. Una ira que no sería en vano derramada, pues dentro de ella se gestaba un plan, a la par que en el vientre de Aashish se gestaba vida.

El último grito de la cortesana trajo consigo un llanto, un llanto que avivó el alma de Dhruv.

-¡Es una niña, Aashish!

Rompiendo las propias leyes de su casa, Dhruv irrumpió como un trueno en la habitación:

-¡Dejame verla!- dijo casí quitandósela a la matrona de las manos.

Abrió los pañosy vio a la niña que lloraba con fuerza, los ojos se le llenaron de lágrimas y elevó una plegaría de gratitud.

-Ishanvi- musitó Aashish-quiero que se llame asi, Dhruv.

-Y así será llamada hasta el día de su muerte, *Ishanvi Arundhati

A la vuelta a sus aposentos, Jawahara estaba despierta y sentada, mirandole con triunfo, una mirada que no comprendió hasta que su mujer abrió la boca:

-Así que, ha sido bendecido con tu única hija. Me alegro, no esperaba menos de Aashish, ella siempre te da lo que tu mas deseas.

-¿Insinuas que no quiero a mis hijos?

-No Dhruv, solo digo la verdad. Aashish no solo te ha bendecido con una hija, te ha bendecido con nuestra salvación.

-No entiendo lo que quieres decir Jawahara, estoy cansado, hablaremos mañana.

-Esa niña, salvará todo lo que tienes, ¿Te has vuelto tonto? Tienes cinco hijos, todo ellos se casaran con jovenes princesas y la dote para una princesa no son dos joyas y un solo ajuar, alguna incluso podría pedirles el cielo, y tu no puedes comprar el cielo para todas.

-¡Pues tendran que conformarse con lo que se les dará!

Jawahara se levantó y le mostró a su esposo un hermoso puñal curvo:

-¡No avergonzarás a mis hijos con semejante tonteria!¡Esa niña será mi hija a partir de ahora!

-¡¿Te has vuelto loca?!¡Suelta ese puñal!

-¡No avergonzarás a mis hijos!¡no volverás a avergonzarme a mi!

Dhruv no podía creer lo que veían sus ojos. Su esposa se hizo un largo tajo en la muñeca y la sangre le manchó el sari cayendo al suelo como rubíes liquidos.

-¡Jawahara!- se abalanzó hacía su mujer y le quitó el puñal lanzandolo lejos.

-¡Me darás a esa niña!¡Me la darás¡ ¡o te juro que te hundiré en la miseria y me quitaré la vida¡¡Poco me importará que otros sepan que eres mi marido solo cuando a ti te conviene!¡Me la darás Dhruv!

A la mañana siguiente, mientras Aashish dormía aún extenuada por el esfuerzo del parto, El Señor de la casa entró en el cuarto donde una joven amamantaba a Ishanvi y se la quitó de los brazos con lágrimas que surcaban sus mejillas:

-Decidle a su madre que su hija a muerto esta noche, y que ha renacido en brazos de otra mujer.

Si Aashish hubiese sabido del dolor que desgarraría su alma esa noche cuando supo de la “muerte” de su hija, hubiese preferido mil veces volver a sentir el dolor del parto.

*Ishanvi Arundhati es el verdadero nombre de Isha

3 comentarios:

MónicaNG dijo...

gustado mucho la historia :D me encanta como escribes y se nota lo mucho que te gusta India, un beso preciosa :)

ersebeth dijo...

Tiene más capítulos? esto engancha tía! ahora fuera de coñas esta muy bien...

Gali_Miau dijo...

Esta genial escrito,me encanta : D

Y tus dibujos de Isha cada dia me gustan mas, muy reales ^^